Los asiduos de la plataforma MySpace se pueden descargar desde hace una semana un nuevo single promocionado por el sello de Justin Timberlake, “Follow My Lead”, grabado en directo en Las Vegas y cuyos créditos comerciales recalarán íntegramente en un hospital infantil. El artista estadounidense, incombustible desde sus primeros éxitos como estrella del pop adolescente de los noventa, es una de las numerosas estrellas que participan en diversos actos benéficos como vehículo para promover la propia imagen, frente a aquellos que optan por el anonimato a la hora de firmar generosos cheques.
Los gestos altruistas del músico de Memphis aparecen tan publicitados como poco consistentes, según se desprende de un informe de la revista Forbes sobre las cuentas de su fundación.
En el último balance fiscal contabilizado, la Justin Timberlake Foundation destinó 113.000 euros en gastos de tramitación (viajes y “otros servicios” no especificados), mientras que el dinero distribuido entre diversas causas -principalmente la organización de la conservacionista Jane Goodall- totalizó menos de una cuarta parte de esa cifra.
Ningún responsable de la fundación ha querido comentar estos datos relativos a una estrella cuya imagen cuenta tanto como su vocación musical.
Fuente.