Prescindir de Terrence Howard para ‘Iron Man 2′ fue una de las sorpresas que se llevó un servidor cuando se anunció extraoficialmente. Igual de sorprendido parecía el considerado presumible intérprete de War Machine cuando la noticia de su sustitución por Don Cheadle revolucionó los foros fanáticos del hombre de hierro.
Ante la aséptica confirmación oficial del reemplazo, uno se quedó con la duda sobre cuál sería la auténtica razón de tan desafortunada decisión de la Marvel Studios. Los que se mueven detrás de las cámaras en Hollywood aseguran que ha sido realmente por el difícil comportamiento de Howard en el rodaje de la primera entrega, vamos que es un divo de la muerte.
Pero ha sido Entertainment Weekly la que ha dado el verdadero motivo de la patada en el trasero de Terrence: El ex-Rhodey fue el primer actor del reparto que firmó y el momento dulce en el que estaba le permitió ser el mejor pagado. Así que Howard ha sido el que más pasta ha recibido por su trabajo en ‘Iron Man’ de toda la plantilla interpretativa, más que Gwyneth Paltrow, más que Jeff Bridges, y más que Robert Downey Jr..
Una vez que el proyecto estaba definitivamente vivo y el reparto estaba completo, ya era demasiado tarde para renegociar el contrato con Terrence. Esto ayudó poco a la buena armonía del rodaje, sin contar con que, según dicen, Jon Favreau y los productores estaban muy descontentos con el trabajo del actor, con el que se tuvo que hacer un corta y pega considerable de las escenas tiranto al retrete bastante de ellas.
Así que cuando Jon y el nuevo guionista Justin Theroux se metieron a preparar la secuela metieron tal mano al personaje que redujeron a saco hasta el mínimo la participación de Howard en la trama. Una vez que la Marvel Studios quedó informada que Favreau pensaba acortar el papel de Rhodey, se dirigieron a los agentes del actor con una oferta nueva y drásticamente reducida, con una cantidad similar a la que recibieron el resto del reparto para la primera película. Al parecer, el recorte se situaba entre un 50 y un 80 por ciento de lo pagado inicialmente.
Dicen que los agentes de Terrence se quedarón tan flasheados que no aceptaron. Buen rollito, ¿no?.
Evidentemente, aquella diferencia salarial se habría hecho aún más sangrante con un Robert Downey Jr. ahora hiperrevalorizado (a la Paltrow no la veo tan imprescindible). Con lo cual entiendo, desde el punto de vista económico, la sustitución, pero desde el lado artístico lo considero una pérdida importante. Veremos si Cheadle da la talla.
Fuente.