Esta semana la serie 90210 se enfrenta a dos grandes problemas que seguramente seguirán estando. Uno de ellos es la noticia que nos dieron en el anterior episodio al decir que Dylan es el padre de Sammy el hijo de Kelly, cuestión que parece detendrá la historia para ella.
Luke Perry el actor que interpretó en el pasado al galán Dylan ha dicho desde antes que comience 90210 que no le interesa el proyecto, luego del episodio del martes todos los focos estuvieron nuevamente sobre el y volvió a ratificar que le desea suerte a la serie pero que de ninguna manera volverá. ¿Se estarán planteando los responsables de 90210 el hecho de haber dicho Steve o Brandon en vez de Dylan? Veremos que pasa.
Otro de los temas que involucró a la serie, mucho más serie por cierto, es el hecho de que dos de sus actrices parecen sufrir anorexia. Jessica Stroup y Shenae Grimes que interpretan a Silver y Annie respectivamente han bajado notablemente de peso desde el comienzo de la serie.
Algunos de sus compañeros de filmación al declarado que notaron este hecho y que nunca las ven comer durante la gran cantidad de horas que pasan en el set. Las polémicas se han abierto y los responsables de la serie dijeron que tendrán una charla con estas chicas que parecen obsesionadas con estar cada vez más delgadas para la serie, esperemos que lo hagan porque las fotos realmente muestran sus brazos desproporcionados, costillas y huesos casi a la vista, nada saludable.
Fuente.