Nunca digas nuncas jamás.
El chollo del salto al cine de algunas series de televisión, antiguas (p.e., ‘Superagente 86′) y nuevas (p.e.,’Sexo en Nueva York’) parece que no es tan goloso como pensabamos.
Hace un par de meses el productor de ‘Lost’, serie que a punto estuvo de ser cancelada por la ABC en su primera temporada porque no tenía audiencia (estoy de coña), Damon Lindelof se hizo el remolón ante la pregunta de si la cadena tenía la intención de hacer una película del producto. Si respuesta fue que esa idea le hacía temblar los huesos como fan del serial pero que, nunca se sabe, podría haber una posibilidad.
Es normal entonces que ante la inminente llegada de la 5ª temporada en EE.UU. el 21 de enero de 2009, con un primer clip de presentación ‘comeuñas’, que se vuelva a machacar con el tema. Y ahora la respuesta ha sido tajante: NO habrá película de ‘Lost’. Al menos no hecha por ellos.
La razón: tienen muy claro que el espectáculo debería de terminar en el mismo lugar en el que empezó … en la televisión. Los fans se merecen ser testigos de la conclusión de la serie sin verse obligados a pagar por ello. Ni se les pasa por la cabeza utilizar una forma rastrera de sacarles los cuartos dejándole la miel en los labios en la pequeña pantalla, y no dar respuestas a lo que ellos necesitan, y luego decirles ‘¡hala, ahora soltad los dólares en el cine, a comprar unas palomitas y os daremos el resto!’. Es lo peor que se podría hacer en la vida con los admiradores de ‘Lost’.
Loable ese planteamiento, que quiero creerme. Pero quizás deberían ser los mismos fans los que se pronunciaran al respecto y decidieran si el remate de esta serie, con una vocación cinematográfica brutal, lo quieren ver en pantalla grande o pequeña. Yo dudaría en mi respuesta.
Fuente.