Era el proyecto de la década, la superproducción más esperada de los últimos años y el blockbuster que haría palidecer al mismísimo ‘Titanic’. La unión de los héroe más famosos de la Tierra (mucho más que los de la Marvel) se iba a consumar en el film que George Miller (’Babe’, ‘Happy Feet’) preparaba para la Warner. Hasta que el castillo de naipes cayó por completo.
Tras un desastroso casting donde los nombres bailaban de un día para otro llegó la huelga de guionistas, y a pesar de postularse como una apuesta invencible del Estudio sólo hizo falta un mes de paralización para que se redujera a cenizas. La Warner Bros mantiene ahora ‘Justice League Mortal’ en el limbo y pospuesta de forma indefinida pero a día hoy aún hay actores que siguen viviendo del sueño. Armie Hammer, elegido por Miller como su Bruce Wayne/Batman, se ha dedicado a comentar su papel como si fuera a ponerse la capa mañana mismo:
Habré pasado horas entrenando con armas y preparándome físicamente para ésta película. Nuestro régimen de ejercicios era tan riguroso que incluso algunos vomitamos. Tratabamos de adecuarnos estéticamente y lucir bien, y prepararnos para lo que demandaba el rodaje.
Hammer debió subir a los cielos y ver signos de dólar por todas partes cuando Miller le probó el traje de superhéroe, el cual, según el actor, llevaba todos los equipamientos y armas al estilo Batman, tales como los Batarangs:
Me puse el traje y lo miraba. Me decía ‘ésto es lo mejor’. Entonces me dieron la vuelta y me pusieron delante del espejo. Estaba Batman, pero no era Batman, era yo.
Un portento de sabiduría el chaval y unas declaraciones que servirán para consolarle, pero visto lo visto, con el Batman de Nolan haciendo estragos, el Estudio no va a dejar a su nuevo personaje estrella en manos de cualquier insensato que borre la imágen dada éste verano, y cuando hablo de insensato no me refiero al pobre chico.
Lo siento Hammer, otro superhéroe será.
Fuente.