La estrella del pop Justin Timberlake estaba tan nerviosa cuando conoció a su ídolo, el legendario baloncestista Michael Jordan, que se orinó.
El cantante de ‘SexyBack’ considera a la estrella del baloncesto como uno de sus más grandes modelos de conducta, y no pudo contener su emoción cuando Jordan admitió que era un fan de su música.
Timberlake confesó: “Cuando era niño, quería ser Michael Jordan. Fue raro, escuché dentro de mi cabeza la canción de ‘Dreamweaver’ (de Gary Wright) cuando entró a la habitación”.
“Me dijo: ‘Mis hijos y yo somos grandes seguidores de tu música’; y yo le respondí: ‘Estupendo…’ Cuando salió de la habitación me di cuenta que me había orinado un poco”.
Fuente.