Según el periódico Daily Mail, la cantante invertiría casi US$ 22.000 por mes en un programa de dieta y ejercicios.
De acuerdo con la publicación, Britney se ha molestado con los rumores de embarazo consechados durante el mes de mayo, gracias a eso la madre de dos hijos ahora solo piensa en recuperar su figura.
El programa de Britney incluye un paquete con nutricionista y suplementos alimenticios de US$ 10.000, personal trainer por US$ 8.000 y un coreógrafo particular que le cuesta US$ 4.000. El resultado ya es notable. Desde mayo hasta el día de hoy, Brit ha perdido casi 10 Kilos.
La revista Closer cita una fuente que afirma que Britney definitivamente tiene los focos en recuperar su antigüa figura para no desepcionar a sus fans este año durante el lanzamiento de su nuevo álbum. "Ella se limita a 1.400 calorías por día, pero hay días que come cómoda. También ha cambiado su manera de comer, intenta quedar satisfecha con solo 2/3 de lo que está en su plato. Ella solo piensa en controlar sus porciones y comer sano. Ahora ella solo bebe agua, ha dejado de lado las gaseosas y energizantes", dijo la fuente.
Britney Spears se encuentra haciendo ejercicios con el mismo personal trainer que The Pussycat Dolls, James Van Daff, además de realizar tres horas de clases de baile seis veces por semana. "Britney ganó mucho peso a comienzos de año a causa del estresse de la batalla por la custodia de sus hijos y por la medicación para su enfermedad bipolar. Ahora ella está orgullosa porque recuperó sus músculos abdominales", dice la misma persona.
Fuente.